Ciertas horas de la primavera


La Carretilla Roja, 2017
Imagen de tapa: Diego Berger

Escribí Ciertas horas de la primavera en el 2014, cuando vivía a dos cuadras de la Plaza San Martín. Algunos poemas de esta serie recibieron una mención en el concurso por los veinte años de la editorial cordobesa Llanto de mudo (2015). Hasta ahora, permanecían inéditos.
Anahí Flores

Contratapa
(Jorge Aulicino)

Como si trataran de atrapar una sincronicidad jungueana, estos poemas obran a veces como estampas móviles, en tres dimensiones y a veces en cuatro. Se trata de una recreación de detalles que puede evocar para el lector lo que afirmaba Carl Jung respecto del momento sincrónico: absolutamente todo lo que sucede en un instante tiene la índole peculiar de ese instante.  De aquí, en dos brazadas estamos en el satori o epifanía, según uno sea budista o cristiano o crea en una realidad que, según nos paramos a mirarla, se hace más cierta y más extraña. Las cosas, los acontecimientos que viven personas desconocidas, el paisaje: nada está quieto y a la vez cada detalle forma parte de la misma unidad cambiante: la hora que marca el reloj, los números, los pasos, las luces, las ventanas de un bar, las caídas, las palomas, los olores, el aire del subte o de las calles. El registro de Ciertas horas de la primavera juega a que se produzca, al mirar de nuevo la imagen que fijó una cámara, la aparición de pormenores que no tuvimos en cuenta, siluetas, objetos, sombras o reflejos que nos hablan de que este mundo no es uno y unívoco. Hay otros en él. 


Reseñas y entrevistas sobre Ciertas horas


Josefina Fonseca para Sólo Tempestad.

Espías en los túneles del tiempo
Las copas de los árboles protegen/ de la lluvia” son las primeras líneas que leemos en Ciertas horas de la primavera (La Carretilla Roja, 2017) de Anahí Flores. ¿No nos advirtieron, de niños, que durante una tormenta nunca buscáramos reparo bajo un árbol? Con la pericia de quien sabe que en los pequeños riesgos se define el mundo, y busca en la tensión las pistas para advertirlos, Anahí Flores nos conduce en sus poemas a un refugio siempre pronto a desmoronarse.
Nota completa, acá.

...



Mauro Yakimiuk para Entre vidas.

Me gusta mucho producir en serie
La escritora Anahí Flores habló con Entre Vidas de su libro de poemas Ciertas horas de la primavera, publicado por La Carretilla Rojas.
Entrevista completa, acá.

...


Gustavo Yuste para La primera piedra.
Un reloj desordenado
El poemario Ciertas horas de la primavera (La carretilla roja, 2017) de Anahí Flores muestra como el tiempo puede contener un poder en su interior del que muchas veces no somos coscientes. Ese reloj desordenado por las acciones, sentimientos y pensamientos de sus habitantes aparece reflejado en los versos llanos, concretos, de la autora que deja que sean las escenas y las cosas las que hablen por sí solas.
Nota completa, acá.
...


Tres preguntas para Casa de Letras.
Leer acá.

...


Dos poemas en Otra iglesia es imposible, blog de Jorge Aulicino.
Leer acá.

...


Noelia Casais para Oustider.
Cierta verdad primera
El lector se sentirá invitado y bien recibido en esa plaza, donde todo lo que pasa parece estar ligado a la oportunidad de develar una cosmovisión mucho más amplia; una mediante la cual la percepción capta la sincronicidad, los hilos que mueven las cosas, ese otro plano detrás del plano evidente.
Nota completa, acá.

...




1 poeta 10 preguntas.
Leer acá.

...




Loli Ros, para El almacén de libros.
Anahí recorre a lo largo de sus poemas y de estas páginas, diferentes horas de un mismo día, distintos lugares, personas, situaciones. Mundos paralelos, personas en un mismo lugar pero viviendo en diferentes tiempos y espacios.
Nota completa, acá.

...

Videos de la presentación

Sábado 24 de junio del 2017, en Gorlami Bar Cultural




No hay comentarios: